Crear las causas para lograr el efecto

Crear las causas para lograr el efecto

Una de las decisiones más importantes de tu vida es discernir: ¿quieres ser causa o efecto? Si eliges ser causa, harás que las cosas sucedan. Si eliges ser efecto, las cosas te sucederán.

Si decides ser causa, te convertirás en el jugador estrella de tu propia existencia, en el Atleta Más Valioso de tu propia liga. Si eliges ser efecto, te limitarás a observar desde las gradas. Te contentarás con reír y llorar, vivir y morir, siempre al arbitrio de las acciones de otros.

La diferencia entre ser causa y ser efecto es similar a la diferencia entre el martillo y el clavo. Uno actúa y el otro es el objeto de esa acción. La lámpara mágica ofrece una estrategia para quienes desean ser martillo en lugar de clavo.

(Fragmento del libro La Lámpara mágica de Keith Ellis)

Algunas claves

Por Alicia Irazusta

En el diseño de objetivos se habla de objetivos bien diseñados, de visualizaciones, de sentir el logro. Son herramientas muy poderosas ya que nos permiten crear el estado emocional que nos llevará a ese lugar que deseamos. Esto es lo que llamamos crear causas.

La causa precede al efecto, es la ley natural. Si queremos aumento de sueldo, hagamos nuevas propuestas, seamos más efectivos, encontremos formas de ahorrar dinero para la empresa. Si queremos comprar algo, comencemos a ahorrar, o busquemos un crédito. Si queremos ganar la lotería, por lo menos compremos el  número.

Esto que parece tan obvio, muchas veces no lo es. He escuchado muchísimas veces, cuando pase esto que espero, entonces voy a ponerme a hacer aquello. Y quedamos esperando, sin ninguna posibilidad de tomar nuestras vidas en nuestras manos.  La dejamos en poder de aquello que nos condiciona.

No siempre es fácil darse cuenta de cómo liberarse de esos condicionamientos. A veces son creencias que nos limitan, otras son hábitos y costumbres. Una clave interesante es pensar en las cosas que postergamos. Si se encuentra diciendo que hasta que no pase tal cosa usted no va a poder hacer tal otra, entonces esta postergando una causa. Y esto le puede costar el objetivo.

Como solemos estar bastante atrapados en estos condicionamientos (algunas veces sólo son excusas) cambiar la situación requiere de alguna propuesta que sea sencilla pero muy efectiva. Estamos hablando de microacciones.

Empiece por algo pequeño, pero que definitivamente vaya en dirección a lo que desea lograr. Tal vez le sirva escribirlas en una tarjeta y llevarla consigo hasta lograrla. E inmediatamente porponerse seguir con otra.

Suavemente, a través de esto microgestos sostenidos en el tiempo, se pueden logra grandes cosas.